150 AÑOS DE COMPROMISO CON LA PERFECCIÓN




EN 1867 GIRARD-PERREGAUX PRESENTÓ POR PRIMERA VEZ UN TOURBILLON CON TRES PUENTES RECTOS EN FORMA DE FLECHA. ESTA COMPLICACIÓN SE VOLVIÓ LA FIRMA DE LA MANUFACTURA Y ESE ÍCONO NUNCA HA DEJADO DE PRODUCIRSE DESDE HACE MÁS DE 150 AÑOS.

El Neo Tourbillon Three Bridges Skeleton es la última generación de esta familia. Se presenta en una caja de titanio de 45 mm con sus amplias curvas y grandes áreas acristaladas. La tira satinada de la caja abovedada se distingue por la total ausencia de cualquier bisel. Sus orejetas pulidas están colocadas en lo alto de la caja para crear una inflexión fuerte y rápida.

Dominado por el zafiro en lugar del titanio, la caja está construida de tal forma que maximiza la visión del movimiento, basado en el principio de transparencia. El cristal del dial es una caja de vidrio, abombada y convexa. Se eleva verticalmente desde la carcasa, antes de cambiar de ángulo para cubrir el corazón del reloj, como una cúpula protectora.

El tourbillon sigue conservando su tradicional forma de lira, está conformado por 80 componentes y solo pesa 0.25 gramos. Estos cristales revelan la estructura del calibre 9400-0011 de Girard-Perregaux, una versión completamente revisada del calibre 9400. Una mirada más cercana muestra los tornillos que sostienen los puentes calados, pulidos y biselados, que se introducen completamente en la estructura del calibre. Son como los estribos de un puente colgante, ofreciendo un anclaje profundo y una impresionante demostración técnica.