BRIDGES COSMOS




Un diálogo inédito entre tierra y cielo, entre materia y espacio, entre visible e invisible. Dos globos completos –celeste y terrestre–, espejo de un momento fusional que se manifiesta en el Cosmos.

En la galaxia de las novedades de Girard-Perregaux, el Cosmos vibra con una longitud de onda diferente. Procedente de la colección Bridges, el modelo, creado por la marca en 2019, no es una nebulosa. Revela las porciones ocultas del cielo nocturno e irradia una luz negra. Como pieza maestra de la temática Earth to Sky, este reloj con tourbillon, carta celeste y horas universales está hecho de partículas mecánicas y paradojas poéticas.

Orden y belleza

Los antiguos griegos creían que las reglas estéticas dominaban aquel universo que observaban con tanta avidez. La disposición simétrica del doble globo del Cosmos emana precisamente de esta búsqueda del orden y la belleza. Sus complicaciones se distribuyen sobre sus ejes horizontales y verticales, en los cuatro puntos cardinales.

A mediodía, las horas y los minutos descentrados. A las 6 horas, un tourbillon bajo un gran puente de titanio negro. A las 3 horas, un globo terrestre que hace las veces de indicador día/noche. A las 9 horas, una carta celeste. Como telón de fondo un cristal de zafiro tintado. Invisible en pleno día y lleno de partículas luminiscentes de hidrocerámica por la noche, crea el efecto de una vista del cielo en timelapse.

De la tierra al cielo 13,800 millones de años después del Big Bang, Girard-Perregaux eleva sus ojos hacia el infinito, hacia su luz, sus sombras, sus misterios. En un nuevo enfoque, la marca inicia un diálogo entre la tierra y el cielo, entre la materia y el espacio. Explora los límites de su experiencia, desvela lo invisible y lo oculto. Su conocimiento científico de los acabados relojeros y los materiales adopta una nueva dimensión. La Manufactura explota la luz de las tinieblas y conjuga ciencia y arte, fotones y materia, en una búsqueda de la belleza que entra en una dimensión astrofísica y metafórica.