MONTEGRAPPA


Cuando un escalofrío premonitorio se apodera de Westeros, surge la sensación de que las cosas nunca volverán a ser las mismas. A medida que se acerca el momento del reconocimiento, las efigies del Rey Nocturno y White Walker protegen un objeto de arte descendiente de generaciones de sabiduría y artesanía. La figura enrollada de Viserion vigila una orgía de metales preciosos y zafiros, una creación impermeable a todos, excepto al acero de Valyria y a los dragonglass.